Entradas

Mostrando entradas de enero 10, 2017

...

“…Y cuando lo miró, de un momento a otro, los problemas ya no existían. Quizá el mundo estaba lleno de cosas feas, pero para ella, en ese instante, lo único importante eran sus ojos. Él le transmitía todo lo que buscaba: paz. Podían pasar días, semanas, meses y hasta años, pero nada podía cambiar que el corazón se le acelerase al verlo. Era algo automático y estaba fuera de sus manos el poder controlarlo. Le bastaba simplemente saber que estaba feliz y que su sonrisa seguía intacta. Las posibilidades de que él la viera de la misma forma eran prácticamente nulas, pero, por favor, ¡qué hermoso era querer, y aún más con esa intensidad! Para ella, el dolor desaparecía si él estaba presente. Escucharlo hablar, poder darle un abrazo y verlo reír era el premio mayor, pero ojo, también amaba ofrecerle un hombro, secarle las lágrimas y entenderlo. Cuando estaban juntos, para ella nada parecía imposible. Sentía que podría tocar el cielo si así lo quisiera, porque los límites se borraban, las agu…